Solicitan evangélicos libertad religiosa en espacios públicos

Pastores Evangélicos pidieron a los diputados locales no aprueben una propuesta de grupos antagónicos que pretenden que ya no den sus mensajes religiosos en la vía pública.

Ellos acudieron al Congreso del Estado donde presentaron  un escrito en el que solicitan no aprobar un dictamen emitido por la Comisión de Desarrollo Social y en el que, consideran atenta contra la libertad de expresión y religiosa.

Manifestaron que el 2 de abril se turnó a esa Comisión, presidida por Luis Donaldo Colosio, líder de la fracción de Movimiento Ciudadano, un escrito donde un grupo de ciudadanos pide que se solicite al municipio de Monterrey evitar que en los espacios públicos a su cargo, grupos religiosos o de cualquier otra naturaleza, promuevan discursos de odio, discriminación e incitación a la violencia.

En ese escrito se  asegura que desde hace unos siete años, un grupo de predicadores evangélicos se ha apostado en la Alameda para realizar servicios de culto público y dispersar mensajes de odio contra drogadictos, alcohólicos o la comunidad gay.

Inclusive, la petición, fue aprobada en la Comisión de Desarrollo Social y los pastores  consideran que no debe ser validada en el Pleno.

“Solicitamos sea votado en contra, y se dé como asunto totalmente concluido por el Pleno, el dictamen por los hechos, razones, violaciones y derechos que se nos hacen nugatorios dentro de la libre configuración en lo particular y en lo colectivo que tenemos de profesar nuestra creencia religiosa, nuestra libertad de culto y nuestra fe en el ámbito público o privado”, establece el escrito presentado por los pastores.

En ese sentido,  Margil Lima, pastor de Iglesia Casa de Milagros Monterrey, explica que el dictamen aprobado en la Comisión tiene diversas omisiones legislativas y son más de 25 organizaciones religiosas y civiles las que  solicitan no aprobarlo en el Pleno.

“Nosotros estamos pidiendo que se respete nuestra libertad de culto, nuestra libertad religiosa y que profesamos, y el escrito es sólo una petición al Congreso para que no se tome en cuenta este dictamen que presentó Colosio, sólo queremos que se nos permita expresar libremente nuestra creencia, porque nuestro mensaje es de fe, de amor, de esperanza y paz, no de odio como lamentablemente se señala”.

Desean que se reconsidere ese dictamen, que se vote en contra, porque no se puede prohibir la libertad de culto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.