Brilla la OSUANL en la céntrica Prepa Pablo Livas

Una experiencia musical, humana y de crecimiento personal de gran relevancia no solo para los escolares, sino para sus maestros y los mismos atrilistas del ensamble, fue lo que constituyó el concierto didáctico que ofreció este miércoles 10 de abril, la Orquesta Sinfónica de la UANL en la Escuela Industrial y Preparatoria Técnica “Pablo Livas”.

Ante la comunidad de las dos unidades, la del Centro y la Poniente, el ensamble universitario, dirigido por el maestro invitado, Claudio Tarris, deleitó a mil 400 personas en una actividad que forma parte del programa cultural insignia “Vive el Arte en Tu Escuela”, enfocado a la educación integral de los universitarios, en el marco del arranque de los festejos del aniversario 98 del histórico plantel.

Desde el momento en que Lizbet García Rodríguez, directora de Desarrollo Cultural, dijo: “¡Hola, Pablo Livas!”, el entusiasmo de los jóvenes afloró en un torrente de aplausos y bravos. “Que siempre se escuche el grito del halcón”, expresó Gerardo Gustavo Morales Garza, su director. “Gracias por presentarnos la música como lenguaje universal”, agregó enseguida.

Instalada en el gimnasio, adyacente a la calle 15 de Mayo, la sinfónica inició su “clase” con una obra de Tchaikovski. A los jóvenes explicó que la música debe tener ritmo, melodía y compases.

Les mostró las partituras, ante el asombro de muchos de ellos que quizá jamás habían visto una, destacando las líneas verticales que cruzan las horizontales, las cuales, les dijo, se llama el compás, que marca el director con la batuta hacia abajo. Entonces los estudiantes y maestros comenzaron a contar los compases de la Suite de El Cascanueces.

“La música de Tchaikovski está hecha en base a frases de cuatro y cuatro que van a ser periodos de ocho compases, después de ellos aparece una idea musical nueva que va a durar cuatro compases”, expuso Tarris.

Con las oberturas miniaturas La Danza Rusa (Trepak), Marcha, Danza China y Vals de las Flores, les mostró algunas de las secciones del ensamble, a los solistas, así como a los instrumentos y sus sonidos, como el del fagot, el clarinete, el arpa,

Les pidió escuchar el dragón evocado en la Danza China, el aquelarre y vuelo de las brujas, la travesía de un carruaje por las estepas del Cáucaso en el poema sinfónico En las estepas del Asia Central de Alexandr Borodin donde, además, Tarris les pidió distinguir entre la apertura, que representa a los rusos, y una ornamentada melodía de corte oriental que simboliza a los asiáticos.

Desde el público, el director general y artístico del ensamble, Eduardo Díazmuñoz, acompañado del Secretario de Extensión y Cultura de la UANL, Celso José Garza Acuña, siguió emocionado el concierto didáctico. Tras el concierto, el maestro confesó que se sintió nervioso, otro tipo de nerviosismo, pero dejó toda la carga a Tarris.

La sinfónica continuó con la magnífica obra llena de colorido, “Una noche en la árida montaña”, de Modest Mussorgsky.

Para dar un respiro a sus “lecciones” musicales, los atrilistas interpretaron un popurrí de la banda inglesa “Queen” que incluyó temas tan conocidos como “We are the champions” y “Bohemian Rhapsody”, ambas piezas de Freddie Mercury, cuyo formato es inusual con cambios abruptos de estilo, tonalidad y tempo, la cual fue cantada a coro por los alumnos, en ciertos momentos.

Al pedir una más, Tarris los complació con el eclecticismo musical de la banda sonora de “Games of Thrones”, la serie de televisión más popular del momento, del músico alemán de origen iraní Ramin Djawadi.

De esta forma, los jóvenes no solo disfrutaron de la audición de obras musicales de diferentes épocas, estilos y procedencias, sino que conocieron un poco a identificar los instrumentos por su sonido y forma; los elementos básicos de la forma musical y, sobre todo, se acercaron a géneros nuevos para ellos.

“Fue excelente”, expresó Morales Garza, “muy trascendente para nuestros estudiantes”. “Maravilloso”, dijo Díazmuñoz, director del ensamble que mañana se presentará en un nuevo concierto didáctico en la Facultad de Ciencias Químicas, en Ciudad Universitaria.

Los directivos recibieron reconocimiento por parte del plantel por hacer posible esta herramienta fundamental de apoyo a la tarea docente instrumentada por la Red Universitaria de Difusión Cultural de la UANL, coordinada por Ivonee Martínez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.